Categorías
Alimentos Nutrición Recetas

Mis champiñones al ajillo

CHAMPIÑONES AL AJILLO

Tiempo de preparación: 20 minutos

detalles

Los champiñones al ajillo son una de mis guarniciones preferidas. Es fácil y rápida de preparar, y además saciante y baja en calorías. Lo mejor es que puedes prepararla con antelación e incluso congelar.

© 2021. Todos los derechos reservados. | Web desarrollada por valentinallorens design

Categorías
Recetas

RECETA DOBLE: CALDO DE VERDURAS Y CONCENTRADO DE CALDO CASERO

El caldo de verduras es un básico en mi congelador. Me encanta porque da un sabor riquísimo a los platos y lo puedes usar prácticamente en cualquier receta. Yo preparo una gran cantidad de caldo y lo congelo en cubiteras para hacer hielo y así lo tengo disponible en la cantidad que quiero para elaborar cada receta a medida que lo voy necesitando. 

Este caldo de verduras es muy fácil de preparar y además puedes aprovechar las verduras que utilizamos para hacer concentrado de caldo, la versión sana de las pastillas de concentrado comerciales0. Con ellas hago lo mismo que con el caldo: las congelo en cubitos de hielo y ya las tengo listas para enriquecer mis platos.

Además, los ingredientes que  utilizo en esta receta son muy saludables y económicos:

  • Verduras: aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Además son bajas en calorías. 
  • Aceite de oliva virgen: ayuda a reducir el colesterol, previene el envejecimiento y es fuente de vitaminas E y K
  • Agua: nos hidrata y ayuda a la absorción de nutrientes y nuestra digestión
  • Sal: aunque debemos consumirla con moderación, la sal ayuda a regular el contenido de agua de las células y es esencial para la transmisión nerviosa.  

Os dejo la receta, que espero os encante. 

CALDO DE VERDURAS Y CONCENTRADO DE CALDO CASERO

Ingredientes:

– Un paquete de mix de verduras para caldo (suele venir 1 cebolla, 1 o 2 puerros, varias  zanahorias y 1 nabo).

-2 cucharadas soperas de aceite de oliva 

-2 litros de agua

– 1/2 cucharadita de sal

Preparación:

  1. Lava muy bien las verduras: los puerros bajo el grifo para eliminar los restos de tierra, las zanahorias y el nabo, con agua y frotando con un cepillo de cocina (aunque las vayamos a pelar, conviene limpiar muy bien las verduras). 
  2. Prepara la olla express y añade las dos cucharadas de aceite. Todavía no enciendas el fuego. 
  3. Corta en trozos grandes el puerro. Pela y corta en 4 mitades la cebolla. Añade estas verduras a la olla y saltea a fuego alto para sellarlas. 
  4. Pela y corta en trozos grandes el nabo. Pela y corta en bastones las zanahorias. 
  5. Añade el agua y la media cucharadita de sal. La cantidad de agua depende de vuestra olla, sólo recuerda que en la olla rápida puedes llenarla máximo hasta 2/3 de su capacidad, luego si es pequeña, tendrás que añadir menos agua y algo menos de sal. 
  6. Tapa la olla rápida, ciérrala bien y, cuando tenga la presión adecuada, cuece el caldo durante unos 30 minutos.
  7. Pasado este tiempo, procede a despresurizar la olla. Para ello, yo la pongo bajo un el grifo de agua fría hasta que baja el pitorro, y entonces ya está lista para abrirla. En este paso hay que tener mucho cuidado, cada uno conoce su menaje. 
  8. Cuela las verduras que has utilizado para el caldo muy bien y resérvalas. Con ellas vamos a hacer el concentrado de caldo. 
  9. Filtra el caldo y ya está listo.

Puedes conservar el caldo de dos maneras:

  • En botellas de cristal con cierre hermético. Esta opción es la ideal si vas a consumir el caldo inmediatamente (por ejemplo, para preparar un ristotto). 
  • En cubitos de hielo. Mi forma preferida. Súper cómodo. 

Para el concentrado de caldo de verduras:

Coge las verduras escurridas (yo las escurro dos o tres veces) que habíamos reservado antes del caldo y tritura bien con una batidora de mano y listo. El concentrado de verduras se puede conservar de la misma forma que el caldo: en un tarro de cristal con tapa hermética o en cubitos de hielo y al congelador. 

Ya tienes tu caldo de verduras y tu concentrado casero de caldo listos. 

Notas: 

-Si optas por congelar el caldo o el concentrado de caldo en cubitos de hielo, una vez que estén congelados, saca los cubitos y ponlos en una bolsa de congelar con cierre zip. Es muy importante que dispongas los cubitos bien derechos (no amontonados los unos sobre los otros) y que saques todo el aire que puedas de la bolsa. 

Si quieres saber qué ingredientes utilizo y tengo en mi despensa, házmelo saber en comentarios. Si te animas a preparar esta receta, me encantaría que me etiquetes y me enseñes cómo te ha quedado. Sígueme en mi cuenta de instagram @amfnutricion o en mi cuenta de Facebook AMF Nutrición.

Puedes contratar mis servicios mandando un email a: consulta@alejandramatamoros.com 

o llamando al teléfono: +34 613 025 048

Estaré encantada de ayudarte. 

Categorías
Nutrición Recetas

2 salsas ligeras y saludables listas en 5 minutos

Animad vuestras ensaladas sin añadir un montón de calorías ni digestiones pesadas. Tomad nota, porque estas salsas son ligeras, deliciosas y fáciles de hacer ¡Tomad nota!

Se acerca el verano y nos empiezan a apetecer platos frescos y refrescantes. Las ensaladas pasan a ser las protagonistas de nuestras mesas, pero a veces nos supone un quebradero de cabeza terminarlas bien para que sean apetitosas y saludables, y no un revoltijo de cosas sin sentido. 

En este post os propongo dos salsas ligeras y hechas con ingredientes saludables. Sólo os llevarán llevarán 5 minutos y os permitirá salir de la típica ensalada simplona. 

Salsa de yogur y pepino

Ingredientes (2 raciones)

– 2 yogures naturales griego ligero 

– 1 pepino pequeño

– Aceite de oliva

– Zumo de 1 limón

– 1 diente de ajo

– Albahaca

– Menta fresca

– Sal

Preparación

Pela y corta en trocitos pequeños el pepino. A continuación, mezcla el yogur con todos los ingredientes y listo. 

Salsa de aguacate o «aguacatesa»

Ingredientes (2 raciones)

-1 yogur natural descremado

-1 aguacate maduro

-Albahaca fresca

-Sal

Preparación

1.Pon la pulpa del aguacate, el yogur y las especias en un vaso de batidora.

2. Tritura hasta obtener una crema homogénea y rectifica de sal, si lo necesita. 

Tips nutricionales

Estas salsas son ideales para acompañar vegetales crudos, ensaladas, legumbres o pescados. 

Podéis utilizar cualquier yogur de leche de vaca o de soja natural, depende de vuestros gustos y/o intolerancias. Si utilizáis yogur entero o griego, obtendréis una salsa más cremosa, pero también más calórica.  

!Espero que os gusten! 

Me hace mucha ilusión que os intereséis y probéis mis recetas. Si os animáis, podéis compartir vuestras versiones conmigo a través de mi cuenta de Instagram @amfnutricion o mi página de Facebook AMF Nutrición , donde encontraréis más recetas y consejos para llevar una alimentación y estilo de vida saludables. 

¡Gracias por leerme!